Casos y denuncias por discriminación a minorías sexuales aumentaron un 90 ciento el 2009

8 02 2010

Informe derechos humanos minorias sexuales 2009 movilh

El VIII Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual reportó también 41 hitos o avances históricos para la calidad de vida de las minorías sexuales, como fueron la aprobación de Ordenanzas Municipales contra la Discriminación, la extensión de los subsidios habitacionales a parejas homosexuales y la llegada a 250 colegios de un manual educativo de la diversidad sexual.

Revise el Informe completo aquí.

Un explosivo incremento de los casos y de denuncias por discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) se registró en el 2009, ascendiendo a 124 los atropellos de este tipo, un 90 por ciento más que el 2008, arrojó el “VIII Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile”, texto que denunció además una “ideologización” de los tópicos vinculados a la sexualidad.

La investigación fue dada a conocer hoy por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) junto a víctimas emblemáticas de la discriminación que aún no alcanzado justicia en Chile. Se trata del ex funcionario de Investigaciones, César Contreras, de los ex carabineros Víctor Rivas y Armando Salgado, quienes tras expulsados de sus instituciones por ser homosexuales, presentaron el 2009 diversas demandas contra el fisco.
Acompañaron también la presentación del texto, Elías Bermúdez Garrido, a quien la justicia le negó la tuición de su sobrino el 2009 sólo por ser gay, y un joven estudiante de Derecho, quien fue golpeado por su familia y expulsado de su casa por la misma razón.

De acuerdo a la investigación de 268 páginas, “el aumento de casos durante el 2009 no implica, bajo ningún punto de vista, que sugieran nuevas voces discriminatorias. Lo ocurrido fue que representantes de instituciones, creencias o ideologías ya identificadas previamente como homofóbicas o transfóbicas multiplicaron sus acciones, saliendo al paso de los avances más personas de sus mismas redes”.

Entre los avances simbólicos y/o concretos para la igualdad de derechos de las minorías sexuales contra los cuales se manifestaron mediante variadas campañas y declaraciones públicas los sectores homofóbicos o transfóbicos destacaron la apertura, con distintos matices,  de todos los candidatos presidenciales al debate sobre los derechos de la diversidad sexual, el lanzamiento del manual “Educando en la Diversidad, Orientación Sexual e Identidad de Género en las Aulas”, la aprobación de ordenanzas contra la discriminación entres ciudades y un fallo del Juzgado de Familia de Puente Alto que entregó la tuición de sus dos hijos a un hombre gay.

En concreto, los 124 episodios de homofobia o transfobia se dividieron en 0 asesinatos, 6 atropellos policiales, 5 agresiones físicas o verbales perpetradas por civiles, 3 hechos de discriminación laboral, 4 vulneraciones de derechos en el campo educacional, 30 declaraciones homofóbicas o transfóbicas, 9 casos de exclusión institucional, 2 obstáculos para el uso igualitario de espacios públicos y/o privados, 4 casos de violencia propinada por  familiares, amigos/as o vecinos/as, 58 declaraciones contra las minorías sexuales y 3 sucesos de discriminación en la cultura, los medios y el espectáculo.

El 17 por ciento de estos casos afectó a gays, el 10 por ciento a transexuales, el 6 por ciento a lesbianas y el 67 por ciento a la diversidad sexual como conjunto.

Los aumentos más significativos se dieron en los campos de las “declaraciones homófóbicas o transfóbicas”; que aumentaron en un 566 por ciento; y de las “campañas anti-minorías sexuales”, que incrementaron en un 233 por ciento, en comparación al 2008.

Un lamentable aumento se registró también en los atropellos policiales, los cuales habían desaparecido en el 2008, pero llegaron a sumar seis episodios en el 2009, mientras que las agresiones perpetradas por civiles, también incrementaron.

En tanto, otras formas de discriminación mantuvieron cifras iguales o menores a las del 2008, destacando positivamente por segundo año consecutivo la ausencia de asesinatos basados en la orientación sexual o la identidad de género, aún cuando se conoció de homicidios que afectaron a gays y transexuales, sin llegarse a una conclusión sobre las causas reales de estas tragedias.

En los últimos ocho años se han registrado en Chile 513 casos y denuncias por discriminación, conteniendo el 2009 el 24 por ciento del total.
En total se identificó como responsables de los atropellos del 2009 a 76 instituciones y a 81 personas, un 171 por ciento y un 50 por ciento más que el 2008, en forma respectiva. En cuatro casos no se pudo identificar a los responsables, toda vez que actuaron desde el anonimato y/o se dieron a la fuga.

Al respecto en el plano institucional ocuparon los tres primeros lugares del “Ranking Anual de la Homofobia y Transfobia” la Tercera Sala de la Corte Suprema, la Conferencia Episcopal y Equipo Interdisciplinario de la Juventud Salesiana de la Iglesia Católica y la Unión Demócrata Independiente (UDI).

En la categoría “personas” el primer lugar fue ocupado por los magistrados de la Tercera Sala Corte Suprema, Adalis Oyarzún, Pedro Pierry y Sonia Araneda; el segundo por  la Jueza del Primer Juzgado de Familia de Santiago, Marcela Palamara Iribarne y el tercero por los senadores UDI, Jorge Arancibia, Juan Antonio Coloma y Víctor Pérez, los diputados UDI, José Antonio Kast y María Angélica Cristi, el Concejal por Las Condes, Carlos Larraín y el Senador PRI, Adolfo Zaldívar.

Resalta también que por segundo año consecutivo figuró en el Ranking un alto representante del Gobierno, ocupando en el 2009 el quinto lugar la Ministra de Educación, Mónica Jiménez.



AVANCES


Junto a las diversas coyunturas sociopolíticas que derivaron en un aumento de las denuncias y casos por discriminación en el 2009, otro fenómeno explicativo de este fenómeno fueron los avances históricos y/o hitos conseguidos por el movimiento de la diversidad sexual y/o personas individuales, los cuales sumaron 41, cuatro más que el 2008.


Muchas de las positivas transformaciones fueron cosechas de lo sembrado en el 2008, destacando en este plano la aprobación de tres ordenanzas municipales contra la discriminación en Santiago, La Serena y Chillán, la inédita distribución en más de 250 liceos del manual “Educando en la Diversidad…” y la extensión de los subsidios habitacionales a parejas constituidas por personas del mismo sexo, que incluyó por primera vez un reconocimiento por parte de un organismo gubernamental (Minvu) sobre la condición de familia de este tipo de vínculos.

Igual de relevantes fueron, entre otros, un fallo del Juzgado de Familia de Puente Alto que entregó la tuición de sus dos hijos a un hombre gay, César Peralta, la inclusión de temáticas de la diversidad sexual en todas las franjas y programas presidenciales, el primer saludo oficial del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) a las lesbianas, el triunfo del movimiento de la diversidad sexual en dos juicios iniciados contra activistas por manifestarse pacíficamente, las primeras demandas legales contra el fisco iniciadas por ex policías luego de ser expulsados de sus instituciones en razón de su orientación sexual y una inédita acción legal presentada por una pareja gay para ser reconocida como familia.

Simbólicos fueron también otros hechos más puntuales como la participación de la primera transexual de Chile en un circuito femenino de tenis desarrollado en Buenos Aires la celebración en nuestro país del primer encuentro de sky para lesbianas y gays, y, en especial, la constatación de la orientación sexual homosexual de la Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral.

En el plano internacional y vinculante a Chile destacó una resolución de la Organización de Estados Americanos  (OEA) favorable a las minorías sexuales, que contó con el apoyo de nuestro Estado, la celebración en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la primera audiencia que abordó los efectos de la falta de uniones civiles, tras una petición del movimiento LGBT criollo, así como diversas recomendaciones formuladas a nuestro país por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. En tanto, el Comité de Derechos Sociales, Civiles y Políticos de la ONU, amplió en una de sus observaciones las garantías del principio de no discriminación a las minorías sexuales.

El impacto y/o conocimiento público de estos avances, dados en un período electoral que potenció los debates sobre las minorías sexuales,  incrementó el temor de los grupos reacios a la igualdad de derechos, los cuales salieron en masa para prevenir nuevas transformaciones, siendo estas las causas del aumento de casos y denuncias por discriminación en el 2009.



NUEVOS PROCESOS


Los casos de discriminación se encuadraron en una nueva estrategia de los responsables de los atropellos. Se trata de la “ideologización de los derechos humanos de las minorías sexuales, un proceso definitorio del año 2009 traducido en que se relativiza la universalidad de principios como la igualdad, la libertad y la democracia, toda vez que no se considera aplicable a todo evento, menos cuando los involucrados son parte del mundo de la diversidad sexual”.

Lo anterior, entre cosas implica, que “algunos sectores intentaron hacer creer que las necesidades de las minorías sexuales son un invento de un determinado sector político, la izquierda, desconociendo que los problemas que afectan a este grupo humano son reales, y en nada se relacionan con una corriente política u ideológica en particular”, precisó el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.

A la par hubo procesos favorables como fueron la “instalación del debate de las minorías sexuales como símbolo de cambio en período electoral”, y  el “quiebre” o el surgimiento de voces favorables a los derechos humanos de la diversidad sexual en sectores que “históricamente han negado la igualad” para este grupo humano, como fueron algunos representantes de las Iglesias Católica y Evangélica, así como la inédita apertura de un candidato presidencial de Derecha, Sebastián Piñera, a incluir en su franja la realidad de la diversidad sexual, pese a la oposición de una buena parte de autoridades de la corriente política que representa.

Otro interesante proceso, fue el surgimiento de una nueva estrategia de las minorías sexuales organizadas para avanzar en sus derechos y que se denominó “vías alternativas”. Por ejemplo, ante el retraso del avance de una ley de unión civil en Chile, el Movimiento de la Diversidad “judicializó” esta deuda  con la presentación de una inédita demanda que busca el reconocimiento como familia de una pareja gay. Al mismo tiempo,  se “internacionalizó”, pues se denunciaron los nocivos efectos de la ausencia de uniones civiles ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, además de conseguirse en el plano de las políticas públicas que los subsidios habitacionales se hicieran extensivos a parejas homosexuales.

Un último elemento interesante fue “el cierre definitivo de la primera etapa de la lucha legislativa impulsadas por las minorías sexuales”, pues en el 2009 terminaron por ingresar al Congreso Nacional la totalidad de proyectos de ley demandados por la diversidad sexual en Chile,  siendo el futuro desafío el más difícil: lograr que se discutan y se aprueben.


Actions

Informations

WordPress database error: [Table './federacionminorias/federacion_comments' is marked as crashed and should be repaired]
SELECT * FROM federacion_comments WHERE comment_post_ID = '135' AND comment_approved = '1' ORDER BY comment_date